La democracia no es daltónica, dialogar no es hablar

Mi mano derecha me pertenece. No me consta que tenga ninguna intención de tomar las de Villadiego. Ni encuentro razón lógica para que así fuera. Pero aunque lo pretendiera, mi mano se queda donde siempre ha estado; al final de mi brazo derecho. Tengo razones de peso para ello:

  1. Mi mano siempre ha pertenecido a mi cuerpo, desde antes de que naciera. Luego no hay lugar para que decidiera constituirse en un cuerpo por sí misma.
  2. Necesito a mi mano tanto como ella me necesita a mí. Ninguno de los dos podemos vivir el uno sin el otro.
  3. Lo que desee mi mano, tiene que estar en sincronía con lo que quiera mi otra mano, mis piernas, el resto de mi cuerpo. Porque forma parte de un todo que le supera; yo.
  4. Por mucho que todos los dedos de mi mano derecha estuvieran de acuerdo con la decisión de mi…

Ver la entrada original 2.355 palabras más

Anuncios

¿Nunca sintieron nostalgia?

¿Nunca sintieron nostalgia por el pasado? Pero no , no por cualquier pasado; hablo de nostalgia  por el pasado de tus viejos ,el  de tus abuelos y , por que no , por el de sus abuelos. ¿Nunca tuvieron una de esas entrañables charlas con sus padres, sus abuelas o con algún familiar de ya … Continúa leyendo ¿Nunca sintieron nostalgia?